Consejos para mantener adecuadamente el turbocompresor del coche

mayo 17, 2016
El turbocompresor, más coloquialmente llamado turbo, es un componente mecánico que hace posible incrementar el rendimiento de los motores con un menor consumo. Sus averías son generalmente caras, por lo que adoptar una serie de buenos hábitos al conducir nos ayudará a mantenerlo en buen estado y a evitar así costosas averías.
La diferencia en el mantenimiento influye, y mucho. Un turbo cuidado puede funcionar hasta 250.000 kilómetros sin problema, mientras que una conducción inadecuada puede acrotar notablemente su vida útil.

En cualquier caso, si necesitas un especialista de confianza para poner tu coche a punto, sabes que puedes encontrarlo en los profesionales de la Red Aela Car Service.

¿Cómo conducir para cuidar el turbo?

1. Al arrancar el coche, el motor está frío, así que es conveniente permitir a nuestro automóvil coger temperatura antes de someterlo a un ritmo exigente, ya que esto contribuye a desgastar el eje del turbo. El aceite no adquiere la viscosidad adecuada hasta que no alcanza los 80ºC, así que no pises de más el acelerador hasta que este tenga la presión y la temperatura adecuadas. Cinco o seis minutos serán más que suficientes.
2. Recuerda que, antes de parar completamente el motor del automóvil, es conveniente dejarlo al ralentí un par de minutos para que el turbo se enfríe sin que el aceite se carbonice.
3. Usa siempre lubricante de calidad. Déjate asesorar por nuestros expertos en tu próxima visita a la Red Aela.
4. Confía la descarbonización de tu motor a un profesional. Aunque hay pequeños gestos que también te pueden ayudar a librar el motor de carbonilla, como circular en marchas cortas o pisar bien el acelerador en alguna cuesta.
5. Otra buena opción, que cuando vayas al taller tu mecánico de confianza revise el estado del sistema de refrigeración del turbocompresor.
6. Por último, si oyes un silbido excesivo, percibes una menor potencia anormal, un exceso de consumo de aceite o un humo azulado acude a tu taller Aela para que hagamos un adecuado diagnóstico de la posible avería antes de que sea más grave y cara.